Es importante tener presente que los lentes perforados pueden generar posterior insatisfacción del usuario cuando con el tiempo de uso se presenten fisuras y rajaduras indeseables en un lente, iniciando por las perforaciones.

Existen muchas causas que generan estos daños en los lentes. Las más comunes se relacionan a
continuación: Maltratos en general y golpes al dejar caer los anteojos. Exponer los lentes a calor al dejarlos en la guantera del vehículo y/o en cualquier otra fuente generadora de calor excesivo. Líquidos limpiadores con contenido de alcohol, lo cual es inadecuado para la limpieza, ya que el policarbonato se afecta con sustancias derivadas del alcohol, acetona, thinner, amoníaco, perfumes, lociones y otros solventes.

La forma de colocar y retirar los anteojos; se debe ilustrar al usuario para que use sus dos manos al efectuar esta operación, y además para que no coloque su montura sobre la cabeza como objeto decorativo o recogedor del cabello, o en un bolsillo, o colgando de su camisa o cadena. Conservar los anteojos en un estuche apropiado cuando no se usan.

Algunas veces la causa de daño puede ser imputable a un mal biselado y/o montaje, pero nuestro Laboratorio tiene suficiente experiencia y procura las protecciones para cada lente, como son los accesorios (arandelas plásticas de protección) para amortiguar la presión ejercida en el montaje, ya que también por ajustes del tornillo se presentan agrietamientos. Esto debe ser realizado por un técnico capacitado y nunca el usuario debe efectuar ajustes a sus lentes por su propia cuenta, ya que corre el riesgo de dañarlos.

Recomendamos leer los Boletines sobre el material Policarbonato:

– Atributos y Limitaciones
– Recomendaciones para Biselado, Montaje, Limpieza y Teñido. (Ver www.labocosta.com)

La rotura de lentes no está cubierta por la garantía. Solamente se garantizan los defectos de
fabricación.

Todo lente con perforaciones, aún siendo de policarbonato, es susceptible de rotura o rajadura.

No existe un lente irrompible o inastillable y por lo tanto, para lograr una venta, no se debe sobredimensionar las expectativas del usuario argumentando atributos que no existen, más bien hay que ilustrarle y advertirle sobre los cuidados que se deben procurar para maximizar el tiempo de vida útil de los lentes.

Los compradores de monturas tres piezas deben ser usuarios cuidadosos, y el vendedor siempre debe explicar detenidamente tanto los atributos como las limitaciones de los mismos. La motivación para este tipo de monturas debe ser del cliente y no influenciada por el asesor.

Al entregar el trabajo, se recomienda enseñar las instrucciones de cuidado y limpieza de los anteojos, que se entregan impresas con el nombre “El buen manejo de sus anteojos es la mejor protección para los lentes”.

En la medida que los Asesores de Ventas sigan estas instrucciones se lograrán usuarios más cuidadosos y satisfechos, o al menos suficientemente ilustrados.

Abrir chat
Portal Labocosta